Fácil de instalación, sencillez y ahorro de hasta un 80% en el mantenimiento de la piscina. La electrólisis salina es un sistema de tratamiento y conservación del agua de las piscinas. Las grandes ventajas que comporta en todos los sentidos la instalación de este sistema en comparación con el cloro tradicional, lo han convertido en la solución ideal para la desinfección del agua de las piscinas, públicas y privadas.

Cómo funciona la electrólisis salina

Se diluye una pequeña cantidad de sal (5-6 gr. /l) dentro del agua de la piscina al instalar el clorador salino. Se hace pasar esta agua, ligeramente salada, por unas láminas de titanio (electrodos) que, previamente, se han intercalado en las tuberías de retorno del sistema de depuración de la piscina. Cuando el agua salada pasa por los electrodos, la sal (cloruro sódico) se convierte en un desinfectante activo, el hipoclorito sódico, que destruye algas, bacterias y hongos. Este desinfectante se reconvierte en sal, volviendo de esta forma a renovarse el ciclo sin que se produzcan pérdidas de este elemento natural. Este sistema puede aplicarse a cualquier tipo de piscina o spa y también en balnearios, parques acuáticos, lagos, puertos deportivos. Es decir, para cualquier lugar en el que exista la necesidad de una instalación con circuito de depuración.

Los equipos de Innowater utilizan fuentes de potencia conmutada, que presentan un rendimiento muy elevado, con lo que sus cloradores consumen menos electricidad y producen más cloro. El diseño tradicional de un convertidor lineal AC – DC (rectificador) utiliza como componente principal un transformador que funciona a la frecuencia de la red (50 Hz).

Ventajas

ECONÓMICO

El sistema permite ahorrar un 80% en mantenimiento y el 100% en la compra de productos químicos que no son necesarios. Una vez amortizado el equipo, el coste de producción supone solo el 10% del coste de un sistema de cloración convencional. La instalación, incluso en grandes piscinas, es muy sencilla y no requiere de obra civil.

EFICAZ

El poder desinfectante del cloro puro en forma gaseosa (Cl2) que el sistema genera, es muy superior al de los hipocloritos comerciales. Este cloro se disuelve completamente en el agua a un ritmo constante y preciso sin añadir derivados ni conservantes. La alta concentración de cloro existente en la célula destruye contaminantes que no pueden ser eliminados con la adición de hipoclorito comercial como las cloraminas y los residuos orgánicos provenientes de lociones corporales. Un segundo efecto desinfectante es proporcionado por el fuerte campo eléctrico existente en la célula. El resultado es un doble y más potente proceso de desinfección. Al actuar de forma continua el sistema proporciona una calidad de agua excepcional incluso con un residual de cloro en el vaso inferior al que necesita la cloración convencional. Esto queda patente en la especial transparencia del agua tratada con cloración salina.

SALUDABLE

Tras finalizar el proceso de desinfección y oxidación el cloro vuelve a transformarse en sal en el vaso de la piscina, con lo que se evita la acumulación residual a lo largo del tiempo de compuestos químicos asociada a la cloración convencional. Las fuertes condiciones de oxidación de la célula son capaces de destruir los compuestos cloraminados que no son eliminadas con la cloración tradicional. Las cloraminas son las responsables de la irritación de la piel y de los ojos y producen el característico olor a cloro de las piscinas tratadas con cloro comercial. La existencia de una pequeña concentración de sal en el agua de la piscina constituye un antiséptico natural que dificulta la formación de bacterias y algas actuando suavemente sobre la piel del bañista. Esta baja concentración de sal, próxima a la de la lágrima del ojo, no produce ninguna irritación ocular o dermatológica y actúa, al contrario, como un antiséptico natural sobre la piel de los bañistas.

CÓMODO

La pequeña concentración salina aporta una sensación especial de confort al actuar como una solución isotónica. La piel no se hincha ni se deshidrata, el cabello no se reseca y los ojos pueden abrirse dentro del agua sin molestias ni irritaciones. La necesidad de ducharse inmediatamente después del baño desaparece y no existe olor a cloro en la piel. Además, el contenido en yodo de la sal acelera el bronceado. El cloro es producido y disuelto en el agua de forma automatizada. La manipulación y el almacenamiento de productos químicos peligrosos desaparecen eliminando así el riesgo de incendio o de explosión. La atmósfera corrosiva y los malos olores de las salas de depuración de las piscinas también se evitan mejorando las condiciones de trabajo y la conservación del equipamiento.

ECONÓMICO

El cloro es generado mediante un proceso renovable al final del cual vuelve a su estado inicial en forma de sal. No se añaden especies químicas externas al agua a tratar ni se utilizan conservantes. La producción local de cloro evita las emisiones de CO2 y el consumo energético generado por su transporte.

 

39671045278

Características técnicas de Innowater:

  • Nueva fuente de alimentación sellada de alto rendimiento.
  • Eliminación de ventilación por aire forzado: gran resistencia a atmósferas corrosivas y disminución notable de averías.
  • Nueva interfaz de manejo muy sencillo con pantalla LCD retro-iluminada.
  • Nueva fijación mural con soporte independiente en acero inoxidable.
  • Cable de alimentación desconectable que permite una rápida y fácil intervención.
  • Célula autolimpiable.
  • Conexión de célula sin tuercas mediante conector estanco en termo caucho.
  • Incluye software y electrónica de medida y control de pH.