Para disfrutar de una óptima y saludable calidad del agua en nuestras piscinas es esencial contar con el tratamiento del agua adecuado, ya que el agua es un entorno vivo en donde proliferan numerosos microorganismos como bacterias, virus, hongos y algas.

            >Actualmente en el mercado existen varios tipos de tratamientos desinfectantes, pero en realidad, todos ellos funcionan de la misma manera.  Una parte del desinfectante utilizado se consume al destruir los contaminantes. El resto permanece como residual, preparado para actuar contra todos aquellos nuevos contaminantes que se introducen a través del viento, los bañistas, lluvias, etc.  El consumo de los desinfectantes de piscinas varía con la temperatura, la incidencia solar, el número de bañistas y la polución. Por esta razón, es preciso analizar el nivel desinfectante diariamente con la ayuda de algún sistema que nos indique estos valores.

Tratamientos desinfectantes:

  • Cloro químico:

El cloro es un agente químico muy activo que actúa por oxidación. Convierte los residuos orgánicos complejos, como pueden ser: (piel, pelo, etc), algas y suciedad orgánica variada, en compuestos simples que pueden evaporarse en forma de gas. La desinfección con este compuesto es el método más usado, fácil, eficaz y barato.

  • Hipoclorito de Sodio:

Es un compuesto clorado que se utiliza con frecuencia en forma líquida o en pastillas.  Tiene un gran poder desinfectante para la piscina, es letal para varios microorganismos, virus y bacterias vegetativas. Atesora un carácter residual lo cual favorece su poder desinfectante.

  • Bromo:

Su eficacia desinfectante es similar al cloro, pero el bromo es más activo al pH elevado, además tiene más capacidad de eliminación de algas.  No provoca malos olores ni irrita la piel, los ojos, mucosas, cabello o ropa.

  • Ionización cobre/plata o hidrolisis de la sal:

La utilización de un equipo de ionización cobre/plata en la red de circulación de agua, provee efectos antiincrustantes, alguicidas, bacteriostáticos y estabilizadores de pH. Es un sistema muy eficaz capaz de destruir microorganismos resistentes a otros procesos químicos. Es necesaria la utilización de otros productos químicos de forma eventual, en un 10% de lo habitualmente aplicado.

  • Electrolisis de sal o cloración salina.

El tratamiento del agua de la piscina por medio de la cloración salina, consiste en un proceso de electrólisis que convierte la sal común previamente añadida al agua, en un desinfectante activo (hipoclorito sódico), como consecuencia de este proceso el agua tiende a aumentar su pH, por eso, es conveniente instalar un aparato dosificador de pH, que controle e inyecte el producto reductor de pH al agua.

  • Tratamiento por luz ultra violeta:

El equipo automático de rayos de luz ultravioleta consigue una doble desinfección del agua mediante una reducción muy importante de las cloraminas  y la neutralización de las bacterias, virus y otros microorganismos presentes en el agua, impidiendo que se reproduzcan. El resultado es una excelente calidad del agua, sin malos olores ni problemas de irritación de los ojos, menor gasto de producto químico y ahorro de agua de renovación. Pero solo se puede considerar como un proceso de apoyo, es necesario el aporte de otros elementos de desinfección.

  • Tratamiento mediante ozono:

El ozono se produce artificialmente mediante varios métodos, el más usado es mediante la electricidad, en un proceso llamado “descarga de corona”. Es un agente desinfectante muy efectivo, el ozono una vez utilizado para la desinfección pasa a formar oxigeno y no deja rastro en el agua, pero el agua de la piscina para su mantenimiento necesita que tenga siempre una pequeña cantidad de desinfectante, por lo que el ozono al no tener carácter residual, debe utilizarse en compañía de otro compuesto, ya sea clorado u otro producto químico parecido. Su principal beneficio es la casi eliminación del típico olor a piscina, eliminación de los ojos rojos y demás desventajas del uso exclusivo del cloro

Cada piscina es única, por ello en Vio Jardín ofrecemos un asesoramiento personalizado, nuestros técnicos estudiarán las características de cada piscina y le aconsejarán según las necesidades de las instalaciones, ya sean piscinas privadas o en urbanizaciones, comunidades, hoteles, centros deportivos o municipales.

 

>

¿Quiere que nos pongamos en contacto con usted?

Rellene el formulario con sus datos y el equipo de VIO JARDÍN, se pondrá en contacto con la mayor brevedad: